Esta mujer era obesa y ha bajado dramáticamente 90 kilogramos después de sufrir de una depresión la cual le hacía comer compasivamente. Wendy Epperly-Miller, llegó a pesar 196 kg, pues solo se alimentaba de pizza y comida chatarra.Después de varias sesiones de terapia, Wendy decidió cambiar su estilo de vida y asistió a un nutriólogo el cual le corto azucares, carbohidratos de su dieta, aumentando las proteínas sanas.Se unió a un gimnasio después de un mes de dieta y logró conseguir su "peso ideal" para su estatura.Las fuertes rutinas e intensa alimentación dejaron por consecuente una mujer más segura, pero con pliegos de piel extra en su cuerpo.