Preocuparnos por problemas nos impide ver lo bueno de la Vida